Comparte:

Los conocimientos en idiomas y lenguas maternas de los agentes de la Policía Turística, los ha convertido en un referente no solo en la atención de los visitantes locales y extranjeros, sino en apoyo a otras instituciones de seguridad para la traducción e interpretación a víctimas o imputados de un delito y que no hablan español.

El uniformado Manuel Álvarez Figueroa explicó que al menos cinco agentes cuentan con los conocimientos suficientes para ser habilitados como peritos traductores en los idiomas de inglés, francés, alemán y en las lenguas maternas náhualt y totonaco, lo que ha permitido su participación en investigaciones incluso a nivel internacional.

“Hemos apoyado en estas investigaciones, el informe llega en inglés, hay que hacer la traducción, como si fuera un Informe Policial Homologado, de toda la información que recabada y el Ministerio Público inicia con las investigaciones para dar con los responsables”.

En tanto, el agente Guillermo Santiago Bonilla habla totonaco, que es su primera lengua y posteriormente aprendió español. Dentro de la corporación cursó la licenciatura y una maestría, conocimiento que le ha permitido participar como perito traductor en procesos legales a nivel federal.

“Nos han solicitado apoyo en el Poder Judicial de la Federación ir como intérprete y ayudar a las personas, algunas son detenidas, pero no hablan español entonces tenemos que ir a apoyar para interpretar. No estar a favor ni estar en contra, nosotros como policías tenemos que ser neutros, velar por los derechos de las personas y lo que nos dice el juez”, dijo.

La agente Magdalena Angélica Luna Domínguez, habla náhuatl y ha participado en al menos nueve carpetas de investigación con labores de interpretación; explicó que además de las habilidades que tienen también deben ser empáticos con las víctimas de un delito.

“Dentro de sus ideologías en la situación que se encuentran se alteran y nosotros debemos de calmarlos, explicarles y que estén conscientes de lo que están pasando”, expuso.

De esta forma los agentes suman un apoyo social adicional al que realizan cotidianamente en sus labores.

Comparte: