Comparte:

El rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz, informó que por la pandemia del SARS CoV-2, COVID-19 las actividades presenciales en la máxima casa de estudios quedan suspendidas hasta nuevo aviso.

La Comisión Institucional para el Seguimiento y Evaluación para la Pandemia por el SARS CoV-2, en respuesta a la solicitud del Dr. José Alfonso Esparza Ortiz, Rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, recomienda:

PRIMERO. Al término del periodo vacacional de verano, establecido en el Calendario Escolar aprobado por el H. Consejo Universitario, mantener la suspensión de las actividades presenciales que impliquen la participación de toda la comunidad universitaria en sus diferentes sedes acorde a lo establecido por la autoridad sanitaria y de educación federales, y relacionadas con el semáforo epidemiológico hasta que esté en verde, para cumplir con la responsabilidad de preservar la vida y
la salud de la comunidad universitaria.

SEGUNDO. En atención a las peticiones de la comunidad universitaria que esta Comisión ha recibido durante el periodo de la pandemia por el COVID-19, para autorizar el acceso y desarrollar
actividades esenciales o que por sus características e impacto resultan ser impostergables, se recomienda continuar con el procedimiento establecido en los comunicados institucionales de fechas 22 de marzo y 29 de mayo de 2020. Es decir, que las solicitudes de acceso se envíen al correo comisió[email protected] para la revisión y dictaminación por la Comisión.

TERCERO. La institución, a través de un grupo multidisciplinario, determinará la estrategia y
acciones para implementar el retorno escalonado en semáforo verde a las actividades presenciales acorde con los lineamientos para este fin que han sugerido instancias internacionales como la UNESCO, y la propia autoridad educativa federal nacional, siendo imprescindible la participación activa de las y los titulares de las unidades académicas y dependencias administrativas a través de la generación de un Plan Institucional que privilegie la inclusión y participación de la comunidad universitaria, considerando los resultados de las encuestas aplicadas por la institución a dichos sectores: estudiantil, académico y no académico en relación a la pandemia por COVID-19.

Lo anterior, con base en lo incluido en el documento de respuesta sugerida por esta Comisión para la ANUIES, al tenor de que: “Cada Institución de Educación Superior, a través de la Comisión de Expertos en materia sanitaria y con la intervención de su máximo órgano de gobierno, a través de un proceso de consulta que incluya a toda la comunidad universitaria integrará una serie de recomendaciones dirigidas a la población general, y en particular a su comunidad, que deberán
considerar como necesarias en la nueva realidad tanto dentro como fuera del campus universitario.”
Posterior a ello, y bajo una planeación apegada a las recomendaciones sanitarias se podrán iniciar las actividades institucionales que incluyan a la comunidad universitaria.

CUARTO. Derivado de la recomendación anterior se deberá contar con un documento que contenga los lineamientos, la planeación y la programación estratégicas que ponderen el desarrollo de actividades sustantivas y adjetivas, sin comprometer el estado de salud de la comunidad universitaria.

Así mismo, se deberán considerar las necesidades particulares de las unidades académicas y dependencias administrativas. Tal y como se sugirió a la ANUIES: “…la elaboración del Programa Especial para el restablecimiento de las actividades presenciales que observe las
recomendaciones de las autoridades sanitarias y de educación del gobierno federal considerando el marco normativo institucional correspondiente, a través de la conformación de una Comisión Multidisciplinaria que sea el responsable del desarrollo del mismo. El documento final deberá contar
con la aprobación de los cuerpos colegiados facultados para este fin.”

El Programa Especial incluirá las siguientes acciones:

Definir las características para el desempeño de las funciones sustantivas, haciendo particular énfasis en los modelos didácticos de docencia e investigación los cuales no solamente deberán ser virtuales, sino valerse de los recursos radiofónicos y televisivos de la institución. Así mismo, se definirá el desarrollo de las actividades del personal por las dependencias administrativas.

Programar el reinicio de actividades presenciales adjetivas que incluya al personal no académico. Se sugiere sea en forma disminuida, gradual y diferenciada, 10 días hábiles después de que el semáforo sanitario en amarillo, previa valoración de la Comisión.

Lo anterior con el propósito de preparar el regreso colectivo desarrollando actividades de limpieza, mantenimiento, revisión de las instalaciones, actualización de información, entre otras.

Capacitar al personal académico y no académico en materia de la aplicación de las medidas de seguridad sanitaria, las cuales deberán incluir también contenidos relacionados con la salud emocional y comunitaria.

Determinar los mecanismos y financiamiento para la provisión de los insumos necesarios para la correcta aplicación de las medidas de higiene y seguridad en cada unidad académica y dependencias administrativas.

Asignar recursos económicos o en especie adicionales, aplicados a la comunidad estudiantil que contribuyan a disminuir las brechas de desigualdad ya existentes agudizadas por la pandemia, es decir, apoyos a estudiantes con una o más de las siguientes variables: discapacidad visual y auditiva, de pueblos originarios sin conectividad, en pobreza extrema, en orfandad, en contextos de violencia de género, con hijas, hijos o en periodo de embarazo, estudiantes en desempleo.

Constituir en cada unidad académica y dependencia administrativa un Comité interno de supervisión y seguimiento de la Bioseguridad que monitoreé la correcta aplicación de las medidas de seguridad sanitaria para garantizar su cabal cumplimiento.

Implementar una campaña institucional permanente de información dirigida a la comunidad universitaria para actualizar y reforzar los conceptos fundamentales de mantener la aplicación del Programa Especial para el desarrollo seguro de las actividades sustantivas y adjetivas de la institución.

Mantener comunicación constante, efectiva y oportuna hacia la comunidad universitaria del avance de acciones para el retorno seguro a los recintos de nuestra casa de estudios, según los escenarios federales, estatales y municipales que impacten al estado y municipios de Puebla, que se difunda a través de los medios institucionales
oficiales.

Comparte:

Por Roberto Castillo

Beto Castillo, viajero y siempre scout.