Las restricciones de viaje durante la pandemia de COVID han sido particularmente duras para los refugiados y migrantes. A mediados de julio, casi tres millones de personas quedaron varadas, a veces sin acceso a la asistencia consular ni los medios para satisfacer sus necesidades básicas, según la agencia de la ONU para las migraciones. 

Durante el primer año de la pandemia hubo más de 111.000 restricciones de viaje y cierres de fronteras en todo el mundo que alcanzaron su punto máximo en diciembre de 2020. Estas medidas “han frustrado la capacidad de muchas personas para perseguir la migración como una herramienta para escapar de conflictos, colapso económico, desastres ambientales y otras crisis”, sostuvo la OIM.

En Panamá, miles de personas quedaron aisladas en la jungla mientras intentaban viajar hacia Estados Unidos.
En general, la situación de los trabajadores migrantes en América Latina ha empeorado, asegura el informe. La implementación de reformas laborales para proteger mejor los derechos de los trabajadores migrantes, incluidos los vinculados a la Declaración de Quito y la Convención sobre Trabajadores Domésticos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quedó en suspenso durante la pandemia.

La UNRWA aplaude la decisión de Estados Unidos de reanudar la ayuda a los refugiados palestinos

La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) considera “histórica” la decisión de Estados Unidos de reanudar la ayuda a la organización.

“Este apoyo es fundamental para garantizar el funcionamiento de programas que salvan vidas”, dijo la agencia en un comunicado en su cuenta de Twitter.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció que su país destinará 150 millones de dólares en ayuda humanitaria para la UNRWA, además de 75 millones de dólares para asistencia a Gaza y Cisjordania, y 10 millones para programas de consolidación de la paz.

La reanudación se produce tras la interrupción en 2018 por el expresidente Donald Trump.
“UNRWA no podría estar más complacida de que una vez más nos asociemos con Estados Unidos para brindar asistencia crítica a algunos de los refugiados más vulnerables en todo Oriente Medioy cumplir con nuestro mandato”, añadió el comisionado Philippe Lazzarini.

Por Veral