Comparte:

La dalia es una de las flores ornamentales más importantes y admiradas a nivel mundial por su vistosa forma y colores. Originaria de México, es cultivada desde tiempos prehispánicos en la zona chinampera del lago de Xochimilco, pero actualmente se encuentra en prácticamente todos los países del mundo, distribuyéndose de forma natural en climas templados y presentando una gran variedad de colores, tamaños y formas en sus 42 especies conocidas hasta el momento.

Los aztecas dieron el nombre de “Xicamiti, que significa “flor de camote”, porque la planta se reproduce por raíces tuberosas o “camotes”. En condición silvestre, se distribuye dentro de casi todo el país, especialmente al interior de la Sierra Madre Oriental, la Sierra Madre Occidental y el Valle de México, en donde se pueden encontrar las especies D. scapigera y D. tenuicaulisse, protegidas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Actualmente, la Ciudad de México y Tlaxcala son los estados más importantes para la producción de distintos tipos de dalia, aunque también es cultivada en los estados de Morelos, Puebla, Michoacán y el Estado de México, dando como resultado una producción promedio de 313 000 plantas en los últimos cinco años, de acuerdo con datos del SIAP.

Popularmente, la dalia ha sido considerada como una planta alimenticia y medicinal. Era usada por los pueblos como los tarahumaras, purépechas, nahuatls, mixtecos, zapotecos y mayas para curar enfermedades en la piel, ojos y oídos; además de planta ornamental en los jardines de los emperadores Moctezuma y Netzahualcoyotl.

Gracias a que posee distintos compuestos capaces de convertir su consumo en un alimento funcional como son el ácido benzoico, ácido cafeíco y la inulina, forma parte de diversos platillos y postres en nuestroi país y el extranjero. Asimismo, destaca por su contenido en antioxidantes, calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo, sodio, fibras y proteínas, que pueden variar dependiendo de la especie de dalia y el color de sus pétalos. 

            El 13 de mayo de 1963, la dalia fue declarada por decreto presidencial como Flor Nacional y símbolo de la Floricultura Nacional gracias a su gran diversidad, su valor estético, ornamental y económico, tanto en el país como en el extranjero.

Comparte:

Por Veral