México es reconocido a nivel mundial por su liderazgo en la aplicación de políticas públicas para la prevención y control de la obesidad desde la infancia, con acciones como el etiquetado frontal, prohibición de la venta de productos chatarra en escuelas y el impulso a la lactancia materna.

En el contexto de la pandemia, la Secretaría de Salud destaca la importancia de mantener estas acciones e incluir estrategias multisectoriales para reducir el riesgo de casos graves y fallecimientos por COVID-19 asociados con obesidad, hipertensión, males cardiovasculares y diabetes.

Este 4 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Obesidad para sensibilizar a la población acerca de que el control de la enfermedad involucra la alimentación saludable y sustentable, activación física y control de entornos sociales y económicos relacionados con la comida chatarra, su etiquetado y publicidad.

Durante la conferencia de prensa para informar sobre la situación de COVID-19, se transmitieron mensajes de la investigadora de la Clínica de Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, Martha Kaufer Horwitz; del representante en México de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS), Cristian Morales Fuhrimann; representante en México del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Christian Skoog, y del investigador de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, Boyd Swinburn, quienes hablaron de los avances de nuestro país en acciones contra la obesidad, especialmente la que afecta a niñas, niños y adolescentes.

Reconocieron el liderazgo mexicano en la lucha mundial contra la obesidad, el impulso a la lactancia materna y los controles en la venta, etiquetado y publicidad de comida chatarra, que han servido de ejemplo para otros países.

“En Nueva Zelanda queremos aplicar este enfoque mexicano, como lo llamo yo. Gracias México por su liderazgo”, destacó Boyd Swinburn, investigador de la Universidad de Auckland.

En este contexto, especialistas de la academia y de salud emitieron la Declaratoria de Profesionales de la Salud en México en el Día Mundial de la Obesidad 2021: Juntos y sin Estigma, a la cual se han suscrito cerca de siete mil personas involucradas en el tema, quienes pueden hacer aportaciones para enriquecerla con el propósito de que se convierta en una agenda de cambio.

La declaratoria es un llamado a la acción de personal académico nacional y representantes de sociedades médicas y organizaciones civiles, con el respaldo de la World Obesity Federation (Federación Mundial de la Obesidad).

En la declaratoria palntean reconocer a la obesidad como una enfermedad crónica, compleja y multifactorial, en la cual existen factores genéticos, fisiológicos, hormonales, psicosociales, ambientales, económicos, culturales y comerciales.

Quienes suscriben se comprometen a romper las barreras del estigma hacia esta enfermedad en el ámbito clínico y social; proponer estrategias para fortalecer o reorientar políticas públicas, así como a fomentar un trato respetuoso, sin estigma, empático y comprometido que contribuya a una mejor calidad de vida y salud.

El estigma hacia la obesidad se debe, en parte, a la simplificación de esta condición como asunto de responsabilidad individual o una elección de estilo de vida; y se traduce en estereotipos negativos en los que se culpa y juzga injustamente a las personas.

Por Veral