El Secretario de Educación en Puebla, Melitón Lozano Pérez, informó que junto al gobierno Federal se diseñaron dos documentos que consideran protocolos sanitarios para el regreso a clases en agosto.

En la conferencia matutina desde Casa Aguayo, el funcionario precisó que el regreso a clases presenciales para los niveles básico y medio superior, catalogados como educación obligatoria, está condicionado a la vacunación al 100 por ciento de maestros y todo el personal de cada plantel educativo, incluyendo administrativo, servicios generales y limpieza.

Explicó que está programación, no consiste en un regreso masivo a las escuelas, sino principalmente va dirigido a las instituciones de educación superior y orientado a estudios universitario donde es indispensable la práctica, como la carrera de medicina y enfermería.

“En este momento tenemos que ser muy conscientes de que existen retos educativos imprescindibles de atender y me refiero fundamentalmente a las necesidades del aprendizaje y a las necesidades emocionales que requieren presencialidad por ello esta secretaría en su tarea de hacer posible el derecho a la educación y desde la perspectiva de la ética del cuidado queremos dar certidumbre para todas las alumnas los alumnos familias docentes y sociedad en general”, detalló.

Resaltó la importancia de una fase compensatoria dentro del programa de regreso a clases presenciales, las etapas son:

  • Prever cierre del ciclo escolar
  • Seguimiento de acciones solidarias
  • Formación para atender regiones del estado.
  • Compensatoria
  • Acondicionamiento de instituciones; se trabajó en “Lineamientos para el regreso escolar seguro en educación obligatoria”.

Melitón Lozano, explicó que el regreso a clases para alumnos de nivel universitario, consiste en reanudar actividades académicas prácticas en instituciones de educación superior.

“Mañana vamos a dialogar con el consorcio educativo de universidades y el día miércoles con todas las instituciones de educación privada particulares, también de educación básica y el propósito fundamental de establecer estos lineamientos en educación superior es atender la realización de actividades académicas presenciales prácticas que por su naturaleza no pueden aplazarse porque representan para los estudiantes próximos a egresar, de tener la posibilidad de contribuir en el desarrollo social y en su desempeño profesional”, abundó.

Los lineamientos se establecieron en un documento elaborado con la federación y contempla criterios de elegibilidad de las instituciones que pueden reanudar actividades académicas prácticas

“Primero, estudiantes que su titulación depende de realizar prácticas de laboratorio o algún tipo de experimento y que ya no puede aplazarse.

Segunda, estudiantes que son de semestres terminales y las prácticas son prioritarias porque consolidan su desempeño profesional y no pueden postergarse”.

Las instituciones que quieran regresar a clases, tendrán que solicitarlo ante la Secretaría de Educación y cumplir con los criterios, además de los protocolos sanitarios para el regreso de actividades prácticas.