El Gobierno de México, guiado por la voluntad de cooperar solidariamente con la comunidad internacional, envió el primer embarque de vacunas contra COVID-19 de AstraZeneca envasadas en territorio nacional a Paraguay, Bolivia y Belice, para apoyar la inmunización de su población, teniendo presente que la escasez mundial de vacunas afecta desproporcionadamente el acceso equitativo al biológico.  

A petición de dichas naciones, nuestro país donó 400 mil biológicos, así como las jeringas específicas para su aplicación.

El secretario de Salud de México, Jorge Alcocer Varela, firmó con el ministro de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay, Julio Borba; el ministro de Salud y Deportes de Bolivia, Jeyson Marcos Auza Pinto, y el ministro de Salud y Bienestar de Belice, Michel Chebat, los acuerdos interinstitucionales de cooperación para apoyar la estrategia de vacunación contra COVID-19 de la población de esas naciones.  

Esta donación de dosis e insumos no impacta en la Política Nacional de Vacunación, debido a que en México se tiene garantizada la provisión de vacunas contra COVID-19 y se esperan más entregas por parte de la farmacéutica AstraZeneca en el corto plazo.

Además, fueron enviadas 800 mil dosis de AstraZeneca a Argentina, como parte del acuerdo solidario que México ha comprometido con ese país.
Las vacunas que se entregaron son producto del acuerdo de colaboración entre los gobiernos de México y Argentina, la Fundación Carlos Slim, AstraZeneca, el laboratorio argentino mAbxience donde se produce la sustancia activa, y la planta mexicana de Liomont S.A de C.V., donde se envasa la vacuna.

De esta forma, México es partícipe de los esfuerzos internacionales por avanzar en la implementación de programas nacionales de vacunación. Como lo ha mencionado el presidente Andrés Manuel López Obrador, la salud debe ser “para todas las personas en todos los lugares”.

Por Veral