Comparte:

Audi hace públicos sus resultados tras el primer semestre de 2020: en la primera mitad de este año, las entregas, la facturación y el beneficio operativo han sido inferiores a las cifras del año anterior. Según lo previsto, las consecuencias de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus están suponiendo un gran desafío para la economía. En particular, el segundo trimestre se caracterizó por un reinicio progresivo de la producción y una importante recuperación de la demanda de los clientes. Las cifras de ventas mostraron una tendencia positiva: con una disminución del 22%, Audi mantiene un mejor posicionamiento que el mercado, que registró una caída del 28%. Como resultado, la facturación del Grupo Audi en el primer semestre de 2020 ascendió a 20,476 millones de euros, y las pérdidas operativas antes de partidas especiales se situaron en 643 millones de euros.

“Los efectos de la pandemia del coronavirus también se reflejan en nuestros resultados financieros. Respondimos rápidamente a la pandemia y optimizamos nuestros gastos a corto plazo sin comprometer nuestros futuros planes en cuanto a nuevos productos. Comenzamos la segunda mitad del año con una sólida liquidez”, declara Arno Antlitz, Director Financiero de AUDI AG. La disminución de la demanda a nivel mundial y las interrupciones en la cadena de suministro llevaron a las fábricas de Audi en Alemania a la suspensión de la producción y a la reducción de los turnos de trabajo. Todas las plantas de Audi reiniciaron nuevamente la producción a finales de junio.

En la primera mitad del año 2020, la compañía entregó a los clientes de todo el mundo 707,225 vehículos Audi (2019: 906,180). A pesar de la disminución del 22% en las entregas debido a la pandemia, el comportamiento de Audi fue mejor que el mercado global, que reflejó una caída del 28%. La marca de los cuatro aros reaccionó con rapidez gracias a la implementación de numerosas medidas digitales, como los concesionarios virtuales o el asesoramiento online, Audi y sus concesionarios siguieron en contacto con los clientes. En el mes de junio, las entregas de Audi estuvieron únicamente un 8% por debajo que en el mismo mes de 2019. Una recuperación también reconocible en los pedidos registrados a nivel mundial, que en la actualidad están sólo ligeramente por debajo del nivel anterior a la crisis del coronavirus.

Los mercados presentan un escenario mixto: en Europa (-29%) y en los Estados Unidos (-22%), las entregas de la marca Audi todavía registran cifras significativamente negativas en junio. En China se observa una importante recuperación de la demanda desde marzo. La marca de los cuatro aros alcanzó en este mercado cifras récord en mayo y en junio. Las ventas acumuladas en el mercado más importante para la marca siguen siendo ligeramente inferiores al período anterior (-3%). Los principales impulsores del crecimiento en China durante la primera mitad de año fueron los nuevos Audi A6 L, Audi Q2 L y Audi Q5 L.

En la primera mitad del año, los ingresos del Grupo Audi se redujeron hasta una cifra de 20,476 millones de euros, como resultado de la disminución de las ventas (2019: 28,761 millones de euros). El buen comportamiento del Audi e-tron tuvo un efecto positivo en la facturación ya que, a mediados de año, Audi había comercializado 16,898 unidades del SUV totalmente eléctrico (2019: 9,444). Esto convierte al Audi e-tron en el líder del mercado a nivel mundial entre los vehículos de propulsión 100% eléctrica de los fabricantes premium alemanes. Desde mayo de 2020, la marca de los cuatro aros también está lanzando de forma gradual el Audi e-tron Sportback.

En el contexto de la difícil situación del mercado causada por la pandemia, las cifras de pérdidas operativas ascendió a 750 millones de euros (2019: beneficio operativo de 2,300 millones de euros) y el retorno operativo sobre las ventas fue de -3,7% (2019: +0,8%). El reajuste de las operaciones de cobertura también tuvo un impacto negativo en la evolución de los ingresos. Tras el ajuste de 108 millones de euros por partidas especiales relacionadas con el asunto de los motores diésel, las pérdidas operativas ascendieron a 643 millones de euros (2019: beneficio operativo de 2,300 millones). El beneficio operativo sobre las ventas ajustado fue de -3,1% (2019: +8,0%). La venta de la empresa Autonomous Intelligent Driving GmbH dentro del Grupo Volkswagen tuvo un efecto positivo en la cifra de beneficio operativo.

En el período de referencia, el beneficio del Grupo Audi antes de impuestos ascendió a 86 millones de euros (2019: 2,580 millones de euros), lo que incluye ingresos financieros de 836 millones de euros (2019: 280 millones de euros). Una de las razones principales de este aumento es la mayor cifra de ingresos como resultado de la venta dentro del Grupo de la división Audi Electronics Venture GmbH.

A pesar del difícil entorno de mercado, el cash flow neto y la liquidez neta del Grupo Audi se mantuvieron fuertes: en el contexto de las ventas, el cash flow neto ascendió a 1,953 millones de euros (2019: 2.253 millones de euros). La liquidez neta se mantiene en un nivel elevado de 19,875 millones de euros (a finales de diciembre de 2019: 21,754 millones de euros). En el contexto de la pandemia del coronavirus, Audi ha establecido un grupo de trabajo para reducir las salidas de caja y garantizar la capacidad de actuación de la compañía a largo plazo. Todos los costos e inversiones que no se vinculen con el producto se examinan de forma sistemática. Gracias al fortalecimiento de su estrategia en materia de inversiones, el Grupo Audi ha logrado una relación entre las inversiones de capital y la facturación del 2.4% (2019: 3.0%).

“El año 2020 sigue siendo extremadamente difícil, a pesar de las primeras señales positivas que han mostrado los mercados. Estamos afrontando la crisis del coronavirus muy concentrados y con la flexibilidad necesaria. Aunque en las últimas semanas hemos revisado a fondo nuestros gastos a corto plazo, vigilamos de cerca los proyectos a largo plazo que estamos implementando de manera consistente”, declara Arno Antlitz. “Nuestras decisiones estratégicas definirán la agenda para los próximos años, con el foco puesto en la electrificación y la digitalización de nuestra gama de modelos”.

Un ejemplo es Artemis, la nueva unidad que acelerará el desarrollo de modelos eléctricos adicionales. Además, como responsable de Investigación y Desarrollo del Grupo Volkswagen, el Presidente de AUDI AG, Markus Duesmann, está a cargo del software en el Consejo de Administración del Grupo Volkswagen, por lo que dirigirá la nueva unidad Car.Software-Organization dentro del Grupo Volkswagen.

Para el año 2020 en su conjunto, la compañía prevé que la demanda en los mercados automovilísticos mundiales será significativamente menor, en el contexto de la actual pandemia del coronavirus. Por lo tanto, el Grupo Audi espera que las ventas y la facturación de la marca Audi sean significativamente menores que en 2019. También se espera que el resultado operativo sea sustancialmente inferior al registrado en 2019, pero claramente positivo, con un cash flow neto inferior al del año anterior.

Comparte: