La crisis económica ha hecho que las horas de trabajo en el mundo se redujeran un 8,8% (con respecto al cuarto trimestre de 2019) el equivalente a 255 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.  

Esta pérdida es aproximadamente cuatro veces mayor que la que provocó la crisis financiera mundial de 2009, según los cálculos de la Organización Internacional del Trabajo y equivale a 3,7 billones de dólares.

Las mujeres y los jóvenes han soportado las mayores pérdidas de empleo y reducciones de horas, dice la OIT que alerta de que los sectores más afectados por la crisis-como el de la restauración y el comercio- pueden quedarse atrás cuando la economía se recupere.

“Los indicios de recuperación que vemos son alentadores, pero son frágiles y muy inciertos, y cabe recordar que ningún país o grupo puede recuperarse por sus propios medios”, señaló Guy Ryder, director general de la OIT, que pide “promover el empleo, los ingresos y la protección social.”

Por Veral